Tradiciones de Carnaval de República Dominicana

Las tradiciones de carnaval de República Dominicana, se remonta a la conquista española. Celebrado en toda la isla durante todo el mes de febrero, es uno de los elementos más emblemáticos de la cultura local.

Esta es una tradición profundamente arraigada en la mente de las personas, un verdadero modo de expresión de la identidad de los habitantes que podrás descubrir durante tu estadía en República Dominicana.

Al igual que en Nueva Orleans, Río de Janeiro o Puerto Príncipe, todos los residentes de la República Dominicana parecen esperar cada año el Carnaval.

Cada ciudad o pueblo importante tiene un aspecto o tema distintivo en sus disfraces. Los grupos de vecinos diseñan y construyen nuevos disfraces cada año y pasan meses trabajando en ellos.

Cuando llega el Carnaval en los días previos a la Cuaresma, los disfraces se usan en los desfiles de la ciudad, y los participantes también viajan más tarde a enormes desfiles combinados en la ciudad capital de Santo Domingo, y recientemente en Punta Cana en el este.

Las celebraciones del Carnaval dominicano ocurren tradicionalmente durante todo el mes de febrero y alcanzan su punto máximo alrededor del Día de la Independencia, el 27 de febrero, antes que en otros países.

La Historia del Carnaval de República Dominicana

Tradiciones de Carnaval de República DominicanaEl evento, importado por los colonos españoles, era entonces una de las fiestas más importantes y populares del Caribe. Durante la ocupación haitiana, el carnaval continúa teniendo lugar incluso si no se usa ningún disfraz.

No fue hasta 1844 que los dominicanos recuperaron la tradición dejando de lado su aspecto religioso. Las sucesivas evoluciones del carnaval de República Dominicana dan hoy una de las fiestas más multiculturales del Caribe.

Además de la omnipresente influencia de la cultura española, también hay rastros de culturas de África y otros lugares a través de personajes, música y bailes de todo el mundo.

Si el carnaval de República Dominicana es tan querido, es porque ofrece una interesante mirada a la historia y cultura de la isla.

Las máscaras, en particular, merecen nuestra atención para comprender las muchas influencias del territorio. Primero elaboradas según las tradiciones españolas, luego evolucionaron gracias a la influencia de esclavos africanos y hombres libres.

Son un reflejo del increíble trabajo de los artesanos que, desde periódicos, papel maché, hojas de plátano y otras botellas y ropa, logran crear verdaderas obras de arte.

Las máscaras de carnaval son en su mayoría espeluznantes, con ojos inyectados en sangre e imponentes filas de dientes afilados, todos generosamente adornados con plumas y pedrería.

A partir de estas máscaras, disfraces y gestos y música, es posible descubrir todo el significado y simbolismo de las representaciones.

En la primera colonia que se convertiría en República Dominicana, estos días antes de la Cuaresma se conocían como “carnolestadas” o días de mucha carne.

La misma palabra Carnaval significa lleno de carne, lo que significa un tiempo indulgente de mucho consumo carnal antes de la abstinencia purificadora de la Cuaresma.

Durante los 500 años transcurridos desde sus inicios en la Europa católica, el Carnaval ha llegado a incluir elementos culturales de muchas fuentes, particularmente de África a través de la población que llegó como esclava, pero también de la América nativa y la cultura popular.

Entre las primeras imágenes están las del diablo, que aún se ven en las máscaras del pueblo de La Vega y en otros lugares, las pieles y taparrabos bronceados de los indígenas taínos, vistos en Puerto Plata, y en las distintivas cabezas de animales de Salcedo.

Desde sus inicios, el Carnaval ha sido un medio relativamente seguro para expresar descontentos, protestas políticas e incluso rebeliones.

Por ejemplo, una presencia recurrente a lo largo de las décadas es la figura de un imponente Tío Sam representado invariablemente sobre pilotes como parte de las Tradiciones de Carnaval de República Dominicana.

Carnavales de República Dominicana

Tradiciones de Carnaval de República DominicanaLos dominicanos adoran la fiesta y celebran, no uno, sino dos carnavales al año en las principales ciudades del país. El primero, el más bullicioso, comienza unos días antes del 27 de febrero, y el segundo el 15 de agosto.

Efectivamente, como en todo el Caribe, República Dominicana no sería lo mismo sin sus carnavales, fiestas populares entre las más importantes del año.

El carnaval es la expresión popular más auténtica de la cultura dominicana, es una explosión de sonidos y colores. Este festival tan inspirador es el crisol de culturas y tradiciones centenarias, una verdadera expresión de la identidad nacional.

Un júbilo gigantesco desciende luego sobre todo el país donde la cerveza nacional “Presidente”, y el “Brugal”, la marca del ron dominicano más popular, fluyen libremente, sobre un fondo de merengue.

Un folklore colorido, cada ciudad, cada pequeño pueblo desfila con sus disfraces, máscaras y música. La fantasía es esencial y cuanto más aterradoras son las máscaras, más exitosa es la fiesta.

Cada ciudad se enorgullece de su propio estilo con una mención especial al carnaval de La Vega o la fealdad de las máscaras. En La Vega se lleva a cabo el carnaval más importante de República Dominicana.

Miles de personas se dan cita en las calles todos los domingos de febrero y el 27 del mismo mes para una fiesta frenética en medio de un increíble tumulto musical.

Las máscaras que se usan tradicionalmente en La Vega son impresionantes. Realizadas en papel maché, pintadas en colores muy vivos y luego barnizadas, representan diablos con cuernos conocidos como “cojuelos”.

Cuenta la leyenda que el diablo, molesto por un demonio demasiado turbulento, lo envió a la penitencia en la tierra. Al llegar, este último se rompió una pierna y quedó cojo.

Se comprende mejor la explosión de colores de los cojuelos que desfilan hoy en día, cojeando buscando entre la multitud que los pescadores se abalancen sobre ellos con sus vejigas, una especie de grandes garrotes.

En algunos pueblos, al igual que en La Vega, los desfiles de carnaval recorren las calles todos los domingos de febrero y en otros las manifestaciones son completamente diferentes tanto en forma como en fecha.

  • En San Pedro de Macorís, al oriente del país, desfilan las guyolas con trajes decorados con pequeños espejos.
  • En Santiago, los lechones del barrio De la Joya se enfrentan a los pepines.
  • En Cabral, conocido por sus representaciones de “cachuas y civiles” que invaden cementerios.
  • En Montecristi, los “toros” enmascarados armados con un látigo cargan al público.

Los carnavales más famosos tienen lugar en Santo Domingo, La Vega, Monte Cristi, Samaná, San Pedro de Macoris, Bonao y Santiago como parte de las Tradiciones de Carnaval de República Dominicana .

También puedes leer: Tradiciones De Carnaval De Chile. Creencias Y Costumbres

Un desfile tiene lugar, por supuesto, en Santo Domingo, la capital del país. Se desarrolla a lo largo del Malecón, una avenida junto al Mar Caribe, donde desfilan los mejores grupos del país.

Algunas de las máscaras y objetos tradicionales del carnaval se pueden ver en el Museo del Hombre de Santo Domingo.

TAMBIEN DEBERIA LEER

Tradiciones De Los Mayas
Tradiciones de los mayas
Tradiciones De Carnaval De Venezuela
Tradiciones De Carnaval De Venezuela
Tradiciones de Carnaval de Uruguay
Tradiciones De Carnaval De Uruguay
Tradiciones de Carnaval de Tlaxcala
Tradiciones de Carnaval de Tlaxcala
Tradiciones de Carnaval de Santa Cruz de Tenerife
Tradiciones de Carnaval de Santa Cruz de Tenerife
Tradiciones de Carnaval de Río de Janeiro
Tradiciones de Carnaval de Río de Janeiro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba